Viajar en autocaravana

Viajar en autocaravana: el antes y el después de los viajes de ruta

Cuando comenzamos a experimentar las rutas del mundo nunca nos habíamos planteado la idea de viajar en autocaravana. Un coche era más que suficiente: esa libertad de manejar los propios horarios, y de elegir la ruta que más se adaptara a nuestras necesidades.

Pero en 2017 todo cambió, y a partir de entonces nuestros viajes ya nunca serían iguales.

Nuestro plan era simple: recorrer España de punta a punta en coche. Pero entonces, ¿cómo acabamos subidos a un hermoso monstruo de 7 metros por 3 metros recorriendo 9000 kilómetros en tres meses hasta Polonia? No lo sé. Creo que fue una de esas decisiones que uno toma tras unas copas de más. Hoy veo hacia atrás y digo: “Fue la decisión viajera más espectacular que tomé en mi vida”.

En autocaravana por Europa

Nuestro blog de viajes Pie y Pata nos terminó de convencer. ¿Qué aventura más increíble que la de recorrer las rutas europeas en autocaravana? Pero nadie nos había preparado para lo que nos esperaba. El recorrido en sí, desde Madrid hasta Cracovia, ida y vuelta, pasó a un segundo plano, porque los aprendizajes que nos llevamos durante el trayecto fueron mucho más enriquecedores que los monumentos, los paisajes, las ciudades, la comida.

Quiero compartir contigo esas pequeñas grandes cosas que nos regaló lo que bien podría conocerse como “el antes y el después de los viajes en ruta”. Porque viajar en autocaravana es eso, es una línea que separa lo ordinario de lo extraordinario, la semi libertad de la libertad, el simple viaje de la inolvidable aventura.

5 aprendizajes que nos dejó viajar en autocaravana

  • El recorrido es igual de importante que el destino

Muchas veces queremos solamente llegar y nos olvidamos de que una de las grandes riquezas de los viajes es justamente eso, viajar. Sino en lugar de “viajar” lo llamaríamos “llegar”. Viajar en autocaravana nos enseñó que la ruta es igual de importante que el destino. Que muchas veces lo que uno encuentra en el camino es más épico que lo que uno encuentra en el lugar de arribo.

  • Nadie te apura

El que mucho abarca, poco aprieta, ¿verdad? Si tienes en tus manos una casa con ruedas, entonces ¿para qué apurarse? Al fin y al cabo, siempre que estés cansado puedes parar, siempre que tengas hambre puedes comer. Aprendimos que es mejor disfrutar de un solo destino que apurar tres.

  • Debemos ser viajeros responsables

Viajar en autocaravana te enseña no sólo a cuidar de tu casa para que siempre esté limpia y te sientas a gusto, sino también a cuidar y respetar el medio ambiente y a la gente. Uno lleva consigo una casa de grandes dimensiones con baño y aguas sucias. Hay que respetar dónde y cómo aparcar, y no ocupar 5 plazas al hacerlo. Hay que saber cómo y dónde vaciar las aguas grises y las aguas negras para evitar contaminar el ambiente, para evitar olores desagradables para los vecinos. Tenemos también que cuidar la energía, ser inteligentes en su uso por si no encontramos un sitio para conectar a la electricidad.

En fin, viajar en autocaravana te enseña a ser autosuficiente y a ser respetuoso.

  • No hay nada como despertarse con una vista diferente cada día

¿Qué precio pagarías por tener una montaña frente a tu ventana un lunes, y un lago cristalino un martes? De eso se trata viajar en autocaravana, de llevar tu casa a cuestas y elegir cada día un jardín diferente.

No hay nada como levantarse a la mañana con el aroma de un café recién preparado, abrir las cortinas y descubrir el regalo de la naturaleza. Y ni te imaginas la sensación de llegar a un lugar de noche, sin luces, sin saber qué tienes delante, y abrir por primera vez la ventana por la mañana y sorprenderte con la vista.

  • La compañía es ese extra que te regalan los viajes

Cuando uno se hospeda en hoteles tiene tal vez el tiempo y el espacio para estar en soledad. Viajar en autocaravana implica compartir el mismo sitio prácticamente en todo momento, por lo que los compañeros de ruta pueden convertirse en lo mejor del viaje… o en lo peor.

Pero estoy seguro de que, si has elegido viajar con esas personas, es porque te llevas bien, y allí es cuando viajar en autocaravana te regala ese algo más. Esa experiencia maravillosa de llevar la casa a cuestas, paseando por paisajes de ensueño, viviendo aventuras inolvidables, se hace aún más rica al hacerlo de manera compartida.

He elegido 5 aprendizajes, pero podría estar hablando infinitamente acerca de cómo viajar en autocaravana te cambia para siempre la manera de ver y vivir los viajes.

Sin embargo, prefiero que tú mismo te animes y lo intentes, y luego me compartas en un comentario tus propias vivencias y aprendizajes. ¿Te animas?

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *